LA PRÁCTICA MUSICAL, UN ESTÍMULO TEMPRANO

Está científicamente probado que la música aporta inmensos beneficios en el desarrollo físico, intelectual y emocional. Y si la práctica se inicia en edad temprana, los efectos se multiplican. Y no lo decimos nosotros.

Guillermo Dalia, psicólogo clínico y especialista en interpretación musical, nos ha concedido una entrevista en relación a su charla “Los beneficios de la práctica musical y el papel de los padres en la educación musical”, que tuvo lugar en la Escuela de Música Joaquín Maya el 23 de febrero de 2016.

GUILLERMO DALIA

Según Guillermo, la música no puede ser considerada como una actividad extraescolar más en el desarrollo educativo de los niños, sino que debe formar parte del currículo escolar. La música ha acompañado al hombre desde siempre, en su desarrollo evolutivo, como elemento esencial de comunicación, expresión y educación.

 Numerosos estudios concluyen que la educación musical ayuda en los primeros años de vida al desarrollo de la psicomotricidad y a lo largo de la infancia mejora el rendimiento académico ya que potencia el desarrollo de la inteligencia espacial, el sentido del ritmo y de la medida, la memoria, la comprensión, la capacidad de síntesis y de concentración… El impacto en la actividad cerebral se extiende a otras áreas diferenciadas del conocimiento como pueden ser las matemáticas, la lectoescritura o los idiomas, ya que ayuda a reconocer estructuras y a la percepción sonora. En definitiva, tiene una repercusión positiva directa en el éxito escolar.

Los beneficios de la música no se quedan únicamente en la capacidad intelectual, sino que tienen un beneficio directo sobre la inteligencia emocional y las habilidades sociales. Potencia la creación de rutinas, la disciplina, la capacidad de esfuerzo y sacrificio, el compromiso, la responsabilidad, la autoestima, la creatividad, la expresión emocional, el compañerismo, el trabajo el equipo y el sentido de pertenencia.

Para Guillermo Dalia, “la enseñanza musical en las escuelas es una asignatura pendiente, es una carencia que sufrimos en este país, Todas las escuelas, públicas y privadas deberían tener entre sus asignaturas la música, pero no como teoría de la música sino el aprendizaje de la música a través de un instrumento musical. Es una obligación de los responsables de la educación conocer los beneficios de la música y no privarles de ella. El Colegio Público Vázquez de Mella-Bayonne es un ejemplo de cómo debería tratarse la música en el currículum de nuestros niños y niñas. Estoy seguro que los colegios que integran la música serán una referencia futura para todos los centros educativos”.

Adjuntamos un par de enlaces de artículos científicos al respecto:

Deja un comentario