UNA TARDE MUUUUUY DULCE

Con el taller de cocina de la tarde sabemos que tenemos éxito garantizado…pero hay que sobrevivir a él. Este año nos hemos atrevido a preparar gofres, el famoso postre belga. El comedor del cole se llena hasta los topes, hay que preparar la masa y un montón de niños esperan impacientes.

Pero no pasa nada, todo es armonía, con mucho orden y concierto se van mezclando los ingredientes y cuando toca el turno de cocer la masa, esperamos a que las gofreras que trabajan sin cesar estén libres. Con nata, virutitas de colores y sobre todo con mucho chocolate, una buena ración de dulce merienda será nuestra recompensa.

Mención especial para el elenco de papás y mamás cocineros, pinches y limpiachocolates que se han afanado en trabajar a toda máquina para que este taller haya sido un éxito. Gracias a todos los que lo han organizado, a las familias que han ayudado tanto y a los niños por disfrutar de esta actividad.

Recordad…¡mañana merendola internacional!

Deja un comentario