¡QUÉ GUSTO DA COMER!

¡Cuando hemos entrado en el comedor casi nos damos media vuelta pensando que nos habíamos equivocado! Que no es aquí, que esto parece un salón de bodas, mira qué elegancia y colorido… Pero miramos el pasillo, la puerta…pues sí, que parece que es aquí. Tras la sorpresa inicial ocupamos nuestros puestos, un poco moscas todavía. Luego ya nos hemos enterado y es que la Apyma se ha estirado un poco y nos ha cambiado las mesas con bancos, ya un poco gastadicos algunos, y se ha ido de compras a por mesas enormes y sillas de colores para el comedor. Claro, el año pasado cambió las cortinas y se ve que el mobiliario ya no combinaba…

Fuera de bromas, ¡qué gusto comer en este comedor de súper lujo! ¡Y qué alegría ver tanto color! ¡Nos encanta!¡Nos lo quedamos, eh!

Deja un comentario